El gato, como felino, es carnívoro estricto, y a diferencia de los cánidos, necesita mas proteína de origen animal, es decir: carnes.  Las frutas, verduras, cereales y otros alimentos a base de almidón, le producirán una salud pobre. Sin embargo, el gato doméstico tiene requerimientos de ingerir algunas hierbas y vegetales.  Un gato que lleva vida silvestre, y vive de la caza, como un tigre, leopardo o león, al comer su presa, comería también el contenido intestinal, que le proporcionaría suplementos necesarios de vitamina B, ácidos grasos esenciales, fibra. etc.

En este aspecto, vamos a tratar acerca de los requerimientos de los gatos, en la ingestión de hierbas.

La creencia popular es que a los gatos les encanta morder las plantas, y esta conducta, en la mayoría de los casos es reprochada y hasta castigada por los dueños de felinos, cuando en realidad no lo hace por un espíritu destructivo, lo hace por que su organismo lo necesita, y al no poder hacer vida fuera de casa, donde tiene acceso a distintas hierbas, acude a las plantas caseras, para cubrir esta necesidad. Sobre todo, cuando han ingerido una gran cantidad de pelos, normalmente durante sus sesiones de aseo, el gato necesita ingerir ciertas plantas, que le purgan, y le ayudan a eliminar las bolas de pelo que se le forman en su tracto digestivo, y que le producen fuertes molestias estomacales, evitando así obstrucciones intestinales graves.

En libertad, los gatos ingieren la hierba que encuentran en el campo, pero la mayoría de los gatos caseros no tienen esta posibilidad, por lo tanto los dueños deben proporcionarle ese suplemento. Para ello pueden adquirirse una tarrinas con semillas y sustrato preparadas para regar directamente. En unos días las hierbas comienzan a  germinar, y entonces ya están listas para ponerlas a nuestro gato. Muchas veces estas semillas que venden preparadas para plantar son en realidad cebada, trigo, avena, pero son muy efectivas. En caso de no disponer de estas preparadas, simplemente se  les puedesuministrar sembrando lentejas en unas macetas, y al comenzar a germinar, pueden ser presentadas al gato, quien las consumirá con gusto. Lo importante, es que se trate de hierbas frescas y jugosas. Si no les proporcionamos estas  plantas, nuestros gatos se dedicarán a mordisquear el resto de las plantas de la casa, con el riego de que alguna sea tóxica, y pueda causar un grave problema a nuestro felino.

Comer hierbas y otras plantas específicas, provocarán el vómito,  el gato expulsará por esta vía las bolas de pelo que está detenidas en sus vías digestivas, junto con lo que en ese momento tenga en el estómago. Pero no debemos alarmarnos. Después, se encontrará mucho mejor, comenzará a comer con apetito, a beber agua y a jugar de nuevo, ya que se ha liberado de una molestia que realmente sentía, y no le dejaba comer bien.

Aparte de proporcionarle al gato las plantas adecuadas para que se purgue de forma natural, hay que tomar otras medidas de prevención como cepillarlo muy a menudo para liberarlo de pelos muertos de su pelaje, sobre todo en el caso de gatos de pelo largo, y de los gatos viejos. También es importante añadir mas fibra a su dieta, en forma de algo de verdura y salvado. También debe dárseles malta periodicamente, que es una pasta especialmente preparada para ellos.

Masticar hierba, además de ser saludable para nuestro gato, puede ser también un pasatiempo para ellos, proporcionándole entretenimiento, y una agradable sensación, por lo tanto, debe tenerse en cuenta para garantizar la vida mas confortable de nuestro felino.

Fuente:  Mascotas Amigas